Pedro Pablo Peña: Europeidad frente a Nueva Normalidad.

La Vida pública clásica, Romana y Helena, se desarrollaba en dos grandes espacios públicos, el Foro y el Ágora. En el Foro Romano se encontraban las Instituciones -Derecho y Política-, los Templos -Religión-, los Comercios -Negocios- y hasta los Prostíbulos -Ocio-. En el Ágora Ateniense, se reunía la Asamblea, instituida por Solón, en el año 594 a.C. En ella, se elegía a los magistrados, a los estrategas y se legislaba. La Democracia Griega. De ambos Estados, Romano y Ateniense, nace la Cultura Clásica, la Europeidad.

La Vida, Romana y Helena, se caracterizaban pues por el protagonismo de la Ciudadanía, ligada a la nacionalidad. En el caso de Atenas, la ciudadanía plena, que otorgaba el derecho a participar en la Asamblea, la otorgaba ser varón, hijo de padre y madre atenienses y haber servido, al menos, dos años en el Ejército.

Ciudadanía era patriotismo, servicio al Estado, Servicio Militar y ejercicio de los derechos y libertades. La ciudadanía se vivía, como no puede ser de otra manera, en el seno de la Comunidad Política, con los conciudadanos. Debate y aprobación de leyes. Es decir, ni mutismo, ni distanciamiento social. Precisamente, una de las más graves penas, que podía imponerse a un Romano o a un Ateniense era el ostracismo. Y ello, por delitos gravísimos.

Roma y la Hélade son la cuna de la Europeidad: patria, Estado, Derecho, Ciudadanía. Precisamente, todo lo que quiere arrebatarnos la Dictadura Sanitaria Global, que, con el pretexto del Covid, nos quiere llevar a la Nueva Normalidad.

La Nueva Normalidad es una ‘reformulación’ de los derechos y libertades individuales. Para ser exactos, es la anulación de esos derechos y libertades.

La Dictadura Sanitaria, que cuenta con el apoyo de gran parte de las Poblaciones de las diferentes Naciones -gracias al miedo inoculado-, pretende el Gran Reseteo de la Economía Mundial y de la Sociedad, con la supresión de los Principios Doctrinales y Morales del Cristianismo y de la Antigüedad Clásica. Conseguido ese Gran Reseteo, la Humanidad estará compuesta por Esclavos Felices gobernados por las Élites. Estas ‘heredarán’ las riquezas de la Tierra. A cambio, podrán garantizar una Renta Mínima Vital a la gran masa humana, que carezca de trabajo. Con eso, se evitarán las Revueltas. Así, la Sociedad Global tendrá tres Clases: los afortunados que tienen un trabajo; los que, por no tenerlo, gozan de la Renta Mínima Vital, y los Esbirros Armados que garantizan el Nuevo Orden Mundial. Y, sobre todos ellos, las Élites.

La cuenta atrás hacia esa Nueva Normalidad ha comenzado: vacunación forzosa o Muerte Civil, mascarillas sine die, dinero electrónico, teletrabajo, confinamientos cada cierto tiempo. Es el camino a la Esclavitud. La Censura será sustituida por el Control Absoluto de la Información, y la Historia será revisada y reescrita por el Ministerio de la Verdad.

Si permitidos que nos confinen, que nos distancien de nuestros familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y compatriotas, que nos retiren el dinero físico y que nos impongan el silencio, la Dominación de las Élites -y nuestra consiguiente Esclavitud- estará asegurada para más de un Siglo.

Pedro Pablo Peña.

Leave a Reply

Your email address will not be published.